• Pastas 08.06.2017

    No os creáis, que colgar una receta una vez a la semana cuesta un poquito de trabajo. Hay veces que mi marido me dice que en vez de colgar una todas las semanas, lo haga cada 15 días. Pero yo me digo que mientras vaya teniendo platos que proponer, con lo que a mí me gusta este blog, seguiré con mi rutina.

    Hay veces que tiro de amigas, otras de familiares, y otras de procedencias varias, como la que os propongo hoy, que la cogí de un libro que he  terminado de leer hace unos días y que se titula “Hotel Almirante”.

    Me pareció curiosa. La he “tuneado” un poco, como hago con casi todas las que cojo prestadas. Y además es una forma de tomar pescado, un poco disimulado, de cara a los que no os gusta.

    Además, si hacéis más cantidad podéis congelarla, o congelar solo el relleno.

    Ya os he comentado varias veces, que cuando hago lasaña, utilizo placas de canelones, son más pequeños y me permite hacerlas individuales, y si congelo, luego no me quedan restos , que me sienta fatal.

    Las setas, si no es temporada, como pasa ahora, las podéis poner congeladas

    Los ingredientes que necesitaréis, para 4 personas, son:

    • 12 placas de canelones
    • 150 gramos de salmón fresco
    • 300 gramos de gambas
    • 250 gramos de setas variadas
    • Harina
    • Leche
    • Aceite de Oliva Virgen
    • Sal
    • Eneldo

    Empezamos con el relleno. En una sartén, ponéis una pequeña cantidad de aceite y hacéis el salmón. Decidle al pescadero que os quite la espina y la piel. Lo cocináis 5 minutos más o menos por cada lado, dependiendo del grosor

    A continuación cocináis las gambas peladas, también en un poco de aceite y otros 5 minutos por cada lado.

    Seguidamente salteáis las setas, si son frescas hay que limpiarlas con un paño suave y húmedo , quitándole la tierra (si la compráis congeladas os ahorráis este paso)

    Mientras se cocinan todos los ingredientes del relleno, ponéis una cazuela con abundante agua y sal al fuego  y cuando comience a hervir, vais añadiendo, una a una, las placas de canelón cociéndolas durante 10 minutos, es recomendable al principio darle vueltas para que queden sueltas y no se peguen unas con otras. Yo, muchas veces lo que hago es echar alguna placa más por si se estropean al cocerlas.

    Seguidamente preparáis la bechamel, para ello en un cazo antiadherente ponéis aceite y cuando se caliente añadís cuatro  cucharadas soperas de harina y removéis bien para que se rehogue. A continuación incorporáis un vaso de agua de leche y seguís dando vueltas para que no se hagan grumos, y según se va espesando, vais añadiendo leche. Si os quedaran grumos, pasáis la batidora para que se quiten. Necesitaréis ¼ de l de leche por cada cucharada de harina.

    Cuando ya tenéis cocinado el pescado, lo desmigáis y le añadís eneldo y después incorporáis las gambas y las setas

    Añadid unas cucharadas  de bechamel  a la fritada.

    Cuando la bechamel lleve cociendo unos veinte minutos ya está, pero para que no se enfríe y se solidifique lo que hacéis es que la dejáis a fuego muy lento ( al dos  si la cocina tiene 9 números) y le vais añadiendo algo de leche si espesa mucho. La consistencia tiene que ser como la de una crema

    Seguidamente ponéis en cada molde un poco de bechamel, encima una placa de canelón, encima una capa de la  fritada de setas con bechamel , luego otra placa de canelón, capa de fritada de setas y para terminar otra placa de canelón. Una vez terminado este proceso , cubrís con bechamel

    Precalentáis el horno a 180 grados en posición gratinado, metéis los moldes y los tenéis en el horno 10 minutos para que se dore.

    Una vez transcurrido este tiempo sacáis los moldes del horno y dejáis templar, antes de comer.

    Y ya está listo. ¡Espero que os guste!

    Posted by maribel @ 8:13

  • Comments are closed.