• Pastas 17.11.2016

     

    Hoy toca un clásico de la cocina italiana y un clásico de todas nuestras cocinas, los canelones rossini.

    No creo que nadie de vuestra familia, proteste cuando les hagáis este delicioso plato, además, podéis hacer más cantidad y congelarlos en raciones individuales y ya tenéis solucionada la comida para cualquier otro día. En este caso, os recomiendo que utilicéis envases individuales de aluminio para guardarlos en el congelador.

    Y os aseguro que aunque es un poco laboriosa, es muy fácil de cocinar, con lo cual no podéis hacer pereza.

    Los ingredientes que os voy a enumerar a continuación son muy habituales en cualquier frigorífico, así que no os tendréis que complicar con la lista de la compra. En este sentido os tengo que decir que son mejores las placas de canelones que se cuecen que los que vienen ya cocidos y solo hay que hidratarlos. El cocerlos lleva poco tiempo, así que no merece la pena utilizar los otros.

    Para 4 personas necesitaréis:

    • 12 placas de canelones
    • 1 cebolla
    • ¼ y mitad de carne picada de ternera.
    • ¾ de tomates rojos
    • Queso rallado
    • 1 l de leche
    • Harina, sal , nuez moscada.
    • Aceite de oliva virgen

    Empezáis cocinando el relleno. Cortáis la cebolla muy picadita y la ponéis a pochar en una sartén con aceite. Cuando esté un poco rehogada añadís la carne salpimentada y dejáis que se vaya cocinando. Mientras cortáis los tomates en trozos pequeños y los incorporáis a la carne. Dejad que se vaya haciendo todo a fuego lento, hasta que se evapore todo el agua que sueltan los tomates.

    Seguidamente empezáis a elaborar la bechamel, para ello en un cazo antiadherente ponéis aceite y cuando se caliente añadís cuatro  cucharadas soperas de harina y removéis bien para que se rehogue. A continuación incorporáis un vaso de agua de leche y seguís dando vueltas para que no se hagan grumos, y según se va espesando, vais añadiendo leche. Si os quedaran grumos, pasáis la batidora para que se quiten.

    A la vez también cocéis las placas de canelón. Para ello las ponéis a cocer durante 10 minutos en abundante agua salada, cuando empiece a cocer. Cuando se hayan cocido los enfriáis con agua y los dejáis templar para que los podáis rellenar mejor.

    Una vez que tenemos todo cocinado empezamos a rellenar. Según los vais teniendo rellenados, los vais poniendo en el recipiente donde los vais a meter en el horno en el cual previamente habréis echado un  poco de bechamel.

    Cuando ya tenéis todo preparado, añadís el resto de la bechamel, espolvoreáis con queso rallado, y metéis en el horno para que se gratinen.

    Después lo único que queda es comerlos .

    Posted by maribel @ 9:53

  • Comments are closed.