• En muchas ocasiones no sabemos qué hacer para cenar, y no sabemos qué hacer para que nuestros hijos, grandes y pequeños, coman verduras, y con la receta de hoy vamos a conseguir las dos cosas. Es sencilla de hacer, porque aunque lleva tiempo, no lleva trabajo.

    La mezcla del tomate, con queso y con la carne de la berenjena, le da un sabor muy, pero que muy agradable.

    Los ingredientes, son habituales de cualquier despensa o frigorífico, y las berenjenas,  también son fáciles de encontrar en cualquier verdulería, con lo cual no podéis poner pegas.

    El tomate frito es mejor natural, pero si no lo tenéis u os da pereza tirad del de bote que venden en cualquier supermercado. Ya sabéis que muchas veces os digo que es muy cómodo tener salsa de tomate en el frigorífico, es muy socorrida.

    Los ingredientes para 4 personas, son:

    • 4 berenjenas de tamaño medio.
    • 2 cebollas
    • Salsa de tomate
    • Queso rallado
    • Sal, Aceite de oliva Virgen

    Lo primero que haces es la salsa de tomate si no tienes. Yo la cocino con tomate de bote pelado. Pones en una cazuela un poco de aceite y cuando ya está caliente lo retiras y lo dejas enfriar, después añades los dos botes con el agua que traen. Lo tienes que hacer con el aceite frío ya que si no te podrías quemar al añadir los tomates.

    Lo tienes cocinando unos 40 minutos dándole vueltas de vez en cuando. Pasado este tiempo lo pasas por el pasapuré. Te digo por el pasapuré y no por la batidora porque me parece que queda mejor como más natural. Si ha quedado un poco líquido lo puedes poner otra vez al fuego para que espese. Esta salsa la puedes hacer cualquier día y guardarla en el frigorífico para cuando la vayas a utilizar. Esta salsa también la puedes hacer con tomates naturales, pero tarda más en hacerse y no se nota la diferencia.

    Cuando hayas hecho la salsa no se te olvide que tienes que añadir la misma cantidad de sal que de azúcar.

    Precalentáis el horno a 180º. En una fuente ponéis las berenjenas partidas por la mitad a lo largo, con un chorrito de aceite. Las dejáis asando durante 10 o 15 minutos.

    Pasado ese tiempo retiráis y dejáis templar, para poder quitar bien la pulpa. Una vez la hayáis extraído, dejáis la piel de la berenjena para que haga de molde.

    En una sartén pocháis las cebollas, que previamente habéis cortado muy finita. Y añadís la carne de la berenjena y el tomate frito. Dejáis rehogar durante 10 minutos.

    Pasado este tiempo, dejáis templar, y luego rellenáis las berenjenas con la mezcla. Espolvoreáis con el queso rallado y cuando está fundido las sacáis del horno.

    Ya me contaréis si os ha gustado

    Posted by maribel @ 9:12

  • Comments are closed.