• Pastas 30.03.2017 Comentarios desactivados en LASAÑA DE BACON Y ESPARRAGOS

    Yo no se en vuestra familia, pero en la mía, uno de los platos favoritos, es la lasaña. Así que veréis que soy dada a prepararlo con asiduidad.

    Además, como mi hija la mayor, se tiene que llevar la comida al trabajo, pues me viene fenomenal que les guste.

    Cumple muchas “propiedades” buenas: es fácil de preparar, se puede cocinarla de muchas formas distinta, se puede congelar, se puede hacer el día anterior y luego solo calentar a la hora de comerla…..vamos que todo ventajas.

    Como os he dicho en varias ocasiones, yo la preparo con masa de canelones y así la hago en recipientes individuales.

    La que os presento hoy está súper, súper , sabrosa.

    Yo como la hago individual, utilizo mosldes de aluminio pequeños que venden en los supermercados y que tienen el tamaño justo de la lasaña. Además en esos moldes la podéis guardar directamente en el congelador

    Los ingredientes que necesitaréis no son complicados de tener, con lo cual , podéis improvisar en un determinado momento.

    Bueno pues ya empiezo con los ingredientes.

    • 300 gramos de espárragos trigueros
    • 400 grs de bacón en dados
    • ½ zanahoria
    • ½ cebolla
    • 1 dl de nata
    • 70 gramos de queso rallado
    • 12 placas de canelones
    • Harina
    • 1 yema de huevo
    • 3/4 L de Leche
    • Aceite de oliva Virgen

    Empezamos salteando, en aceite, la zanahoria cortada en dados pequeñitos junto con la cebolla también cortada muy finita.

    Añadimos los espárragos trigueros, cortados en trozos pequeños. Si son congelados, los podéis poner crudos, si son frescos, es mejor que los cazáis antes, para que queden tiernos. También incorporáis el bacón

    Dejáis que todo se vaya haciendo, hasta que las verduras estén blanditas.

    Mientras se cocina todo ponéis una cazuela con abundante agua y sal al fuego  y cuando comience a hervir, vais añadiendo, una a una, las placas de canelón cociéndolas durante 10 minutos, es recomendable al principio darle vueltas para que queden sueltas y no se peguen unas con otras. Yo, muchas veces lo que hago es echar alguna placa más por si se estropean al cocerlas.

    Mientras, también preparáis la bechamel, para ello en un cazo antiadherente ponéis aceite y cuando se caliente añadís cuatro  cucharadas soperas de harina y removéis bien para que se rehogue. A continuación incorporáis un vaso de agua de leche y seguís dando vueltas para que no se hagan grumos, y según se va espesando, vais añadiendo leche. Si os quedaran grumos, pasáis la batidora para que se quiten. Cuando ya esté terminada de cocinar, añadís la nata, el queso y la yema de huevo. Cuando la bechamel lleve cociendo unos veinte minutos ya está, pero para que no se enfríe y se solidifique lo que hacéis es que la dejáis a fuego muy lento ( al dos  si la cocina tiene 9 números) y le vais añadiendo algo de leche si espesa mucho. La consistencia tiene que ser como la de una crema

    A las verduras, cuando estén cocinadas, les añadís unas cucharadas de bechamel y mezcláis.

    Una vez que tengamos todo, montamos la lasaña.

    Para ello ponéis en cada molde un poco de bechamel, encima una placa de canelón, encima una capa de la  fritada de verduras y bacón con bechamel , luego otra placa de canelón, capa de fritada de verduras y para terminar otra placa de canelón. Una vez terminado este proceso , cubrís con bechamel

    Precalentáis el horno a 180 grados en posición gratinado, metéis los moldes y los tenéis en el horno 10 minutos para que se dore, añadiendo un poco de queso rallado por encima

    Una vez transcurrido este tiempo sacáis los moldes del horno y dejáis templar, antes de comer.

    Espero que os guste, os aseguro que está muy muy rica.

  • Sopas y cremas 23.03.2017 Comentarios desactivados en CREMA DE QUESO CON JAMON

    Aunque ya estemos en primavera, en cuanto a la estación del año me refiero, en cuanto al tiempo climatológico no podemos decir lo mismo, así que todavía podemos seguir disfrutando de las cremas, que son tan socorridas.

    Aunque también os quiero decir, que la mayoría de las cremas se pueden tomar templadas, con lo cual también las podemos cocinar en el verano, que todo hay que decirlo, cada vez está más cerca.

    Son tan ligeras, que da gusto comerlas y nos soluciona un primer plato a la hora de la comida o incluso una cena.

    Además tienen otra ventaja, pueden congelarse. Lo único que tenéis que hacer una vez descongelada y antes de calentarla es pasarla de nuevo con la batidora. En un “santiamén” la tenemos preparada.

    Empiezo ya con los ingredientes.

    Necesitaréis, para 4 personas:

    • 1 Diente de ajo
    • 1 cebolleta pequeña.
    • 400 gramos de jamón cocido en taquitos.
    • 150 gramos de quesitos.
    • 20 gramos de pan.
    • 700 ml de leche
    • 75 ml de nata.
    • 350 ml de caldo de carne o pollo
    • Aceite de oliva Viergen
    • Sal

    Si no tenéis el caldo en el congelador, que ya os he dicho muchas veces que es muy socorrido, lo tenéis que preparar. Ya sabéis para cocinarlo unos cuantos despojos de pollo o un trozo de carne de falda mismo, lo ponéis en la olla exprés y lo dejáis cocer ½ hora. Y lo que os sobre, al congelador.

    E una olla, ponéis un chorrito de aceite de oliva. Y sofreís, el ajo fileteado junto con la cebolleta muy picadita.

    A continuación añadís el jamón y el pan y seguís dejando que se vaya haciendo.

    Pasados diez minutos incorporáis la nata, el caldo y la leche, y hervís todo junto durante otros 8 o 10 minutos. En este momento añadís las porciones de queso .

    Retiráis del fuego y trituráis con la batidora . Después coláis por el chino.

    En el momento de comer. Emplatáis, rectificando el punto de sal, si fuese necesario.

    Y preparada para comer esta sencilla y rica crema.

    Espero que os guste.

  • Pastas 09.03.2017 Comentarios desactivados en MACARRONES CON POLLO

    Muchos de vosotros os tendréis que llevar la comida al trabajo, o bien alguno de los miembros de vuestra familia tiene que comer en el trabajo. A los que estéis en esta situación os pasará lo que a mí, que muchas veces, no sabemos que cocinar ara estos casos.

    Además, hay que añadir, que el resto de la familia, también tiene que comer, y la mayoría de nosotros no tenemos tiempo de cocinar para unos y para otros.

    Con la receta de hoy, se soluciona ese problema, sirve para llevarla al trabajo y para comer en casa.

    Si hacéis más cantidad de la base, podéis congelarla y utilizarla para otra vez. Hay que añadir también que sirve como plato único, lo cual también es una ventaja. Los ingredientes que necesitaréis para 4 personas son:

    • ½ Kg de Macarrones ( si son al huevo mejor )
    • 2 pechugas de pollo enteras, deshuesadas y sin piel
    • ¼ de tomates cherry
    • 3 zanahorias
    • 1 cebolla
    • 16 espárragos trigueros
    • Queso rallado para gratinar
    • Sal, pimienta
    • ½ vaso pequeño de vino de Jerez
    • Aceite de Oliva Virgen

    En una cazuela, ponéis aceite de Oliva Virgen y rehogáis la pechuga de pollo sal-pimentada y cortada en trozos pequeños.

    Cuando esté dorada, añadís la cebolla picada finamente, la zanahoria cortada en rodajas y los espárragos trigueros cortados en trozos y dejáis que se cocine todo a fuego lento, hasta que las verduras estén blanditas (calculad unos 30 minutos).

    A mitad de la cocción, incorporáis los tomates cherrys enteros ( si no tenéis podéis utilizar tomates normales troceados) y el vino, y dejáis que se cocine lentamente.

    Mientras se hace todo,  podéis ir cociendo los macarrones, para ello ponéis en una olla una buena cantidad de agua con sal y cuando comience a hervir los añadís. El tiempo de cocción depende de cómo os guste pero con 10 minutos es suficiente, pero si os gusta más hecha la dejáis más tiempo.

    Cuando ya esté todo cocinado, en una fuente o en platos individuales, ponéis  el pollo con las verduras, encima los macarrones, espolvoreáis el queso rallado y gratináis.

    ¡Espero que os guste!

  • Ensaladas y verduras 02.03.2017 Comentarios desactivados en PATATAS RELLENAS DE CARNE

     

    Nunca me había atrevido a cocinar el plato que os propongo hoy, y la verdad es que no sé porque, ya que es muy fácil, sencillo y encima rico.

    Lo de vaciar la patata, me parecía muy difícil  y la verdad es que no tiene ciencia. Muchas veces, no se a vosotros, pero a mí me pasa, que tenemos miedo a cosas de la cocina que luego son sencillas.

    Esta receta además es muy apetecible en estos días de invierno en los que apetece algo rico y contundente.

    Al ir la patata asada, podéis hacerla con un rato de antelación y luego mezclar todo y hornear en el último minuto. Yo de hecho lo cociné para comer, pero como sobró lo dejé para el día siguiente y estaba muy buena.

    Los ingredientes, son habituales de cualquier despensa o frigorífico, con lo cual también os puede servir para improvisar una comida o cena

    El tomate frito es mejor natural, pero si no lo tenéis u os da pereza tirad del de bote que venden en cualquier supermercado. Ya sabéis que muchas veces os digo que es muy cómodo tener salsa de tomate en el frigorífico, es muy socorrida.

    Los ingredientes para 4 personas, son:

    • 4 patatas medio.
    • 1 cebolla
    • 400 grs de carne picada de ternera
    • Orégano
    • Albahaca
    • Salsa de tomate
    • 1 vaso pequeño de vino blanco
    • Queso rallado
    • Sal, Aceite de oliva Virgen

    Lo primero que haces es la salsa de tomate si no tienes. Yo la cocino con tomate de bote pelado. Pones en una cazuela un poco de aceite y cuando ya está caliente lo retiras y lo dejas enfriar, después añades los dos botes con el agua que traen. Lo tienes que hacer con el aceite frío ya que si no te podrías quemar al añadir los tomates.

    Lo tienes cocinando unos 40 minutos dándole vueltas de vez en cuando. Pasado este tiempo lo pasas por el pasapuré. Te digo por el pasapuré y no por la batidora porque me parece que queda mejor como más natural. Si ha quedado un poco líquido lo puedes poner otra vez al fuego para que espese. Esta salsa la puedes hacer cualquier día y guardarla en el frigorífico para cuando la vayas a utilizar. Esta salsa también la puedes hacer con tomates naturales, pero tarda más en hacerse y no se nota la diferencia.

    Cuando hayas hecho la salsa no se te olvide que tienes que añadir la misma cantidad de sal que de azúcar.

    Mientras hacéis el tomate, precalentáis el horno, y metéis las patatas con piel y cortadas por la mitad. Las dejáis asando unos 45 minutos. Antes de sacarlas, comprobad que están hechas, pinchándolas. Deben estar blanditas.

    Ponéis a pochar la cebolla, cortada finamente, y cuando esté un poco rehogada incorporáis la carne salpimentada, a continuación el tomate frito, no pongo cantidad al gusto de cada uno, y posteriormente el vino blanco y las especias.

    Cuando las patatas ya estén, las sacáis del horno y las dejáis templar, las peláis y con ayuda de un cuchillo o una cucharita, las vaciáis un poco.

    Mezcláis a la carne un poco de la patata extraída.

    Seguidamente cuando la carne esté en su punto, rellenáis las patatas, espolvoreáis el queso y las introducís otra vez en el horno para que se gratinen.

    Si no las vais a comer en el momento este paso lo hacéis en el momento en el que vayáis a servirlas.

    Una vez que el queso esté fundido, las sacáis del horno y ya están listas para comer.

    Que disfrutéis de esta rica receta, que seguro, seguro, gustará a toda vuestra familia