• Sopas y cremas 21.04.2016 Comentarios desactivados en POURRUSALDA

    Pourrusalda

    No quiero que penséis cuando leáis la receta de hoy que es sosa, porque no lo es.

    Según la cocinaba, le decía a mi marido, “no sé cómo va a quedar el primer plato de hoy porque los ingredientes no son muy atractivos que digamos”, pero cuando lo comimos la verdad es que me di cuenta de que estaba completamente equivocada.

    Además por el nombre que tiene, no sabía a qué parte de España correspondía, y me dijeron que pertenecía a la cocina vasca. Y tengo que decir, que como casi todas las recetas de esta zona, es  muy sabrosa.

    Por si no os habéis dado cuenta, estreno plato para presentarla. Me lo ha regalado mi amiga Lola, que es muy fan de  este blog. Muchas veces pienso que a lo mejor quedan un poco sosas las fotos, pero es que como lo que me gusta es resaltar la receta en sí, creo que cuanto más sencillas sean mejor, por eso utilizo, casi siempre, platos blancos.

    Bueno pues empiezo ya con los ingredientes.

    Para 4 personas necesitaréis:

    • 4 puerros
    • 2 patatas
    • 2 zanahorias
    • 1 cebolla
    • Caldo de pollo o carne.
    • Aceite de Oliva Virgen
    • Sal

    Lo primero preparar el caldo de pollo o carne si no tenéis en el congelador. Para ello ya sabéis cocináis unos cuantos despojos de pollo o un trozo de carne, de falda por ejemplo, poniéndolo  en la olla exprés y dejándolo cocer  ½ hora. Y lo que os sobre, al congelador.

    A continuación, la cebolla y el puerro los picáis  muy finito y lo pocháis en una cazuela con aceite. Seguidamente incorporáis las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, y seguidamente las patatas también peladas y “chascadas”.

    Una vez rehogado todo, añadís dos cazos de caldo por persona y dejáis cocer a fuego lento durante 30 minutos, comprobando que la patata y la zanahoria estén cocidas. Si os quedará un poco espeso, vais añadiendo más caldo. Tiene que quedar caldoso, pero concentrado.

    Y ya está, servís bien calentito y a comer. Espero que os guste mucho

  • Ensaladas y verduras 14.04.2016 Comentarios desactivados en ENSALADA TEMPLADA DE LANGOSTINOS

    La verdad es que las ensaladas nos sacan de muchos apuros, pero la de hoy, debido a los ingredientes, no nos va a servir para improvisar, pero eso sí, se sale un poco de lo habitual, en las cuales, nos limitamos a  mezclar diferentes lechugas crudas.

    Me parece ideal para cuando tenéis invitados para una cena de amigos o comida familiar, porque la puedes hacer con antelación y luego con calentar un poquito es suficiente.

    Si queréis podéis utilizar verduras en conserva que ya vienen cocidas, y así es más cómodo. En este caso, las judías verdes, compradlas de las que son redonditas, para que la presentación sea más mona.

    Sin más empiezo con los ingredientes. Para 4 personas, necesitaréis:

    • 500 gramos de judías verdes
    • ½ cebolla
    • 2 zanahorias
    • 16 langostinos
    • 1 diente de ajos
    • Guindilla
    • Aceite de oliva Virgen extra
    • Vinagre y sal

    Peláis las judías verdes y las zanahorias, las cortáis en bastoncillos y las ponéis a cocer en la olla exprés durante 10 minutos desde que empieza a “silbar” la válvula.

    Picáis la cebolla muy picadita Y reserváis.

    Peláis los langostinos y los hacéis al ajillo, para ello ponéis una sartén con aceite y un poco de guindilla, cuando esté caliente la retiráis para que no pique mucho e incorporáis el ajo fileteado. Cuando empieza a bailar, añadís los langostinos y dejáis que se cocinen a fuego lento, para que no se quemen los ajos.

    En un bol, ponéis una buena cantidad de aceite, junto con el vinagre y batís.

    Cuando estén cocidas las verduras las escurrís.

    El plato lo montáis de la siguiente manera: en el fondo ponéis las verduras, encima los langostinos templados y regáis con la vinagreta, también templada.

    Ya solo queda disfrutar de la velada.

  • Arroces y Guisos 06.04.2016 Comentarios desactivados en GUISO DE POLLO CON QUINOA

    Guiso de pollo con quinoa

    Yo la quinoa, la verdad es que no la conocía, hasta que Sandra, mi hija mayor, que es muy de cocina sana, me dijo que se la comprara.

    Luego leí, que tenía muchos nutrientes y muchas proteínas, y además que era muy saludable, así que me dije, pues en vez de hacer el típico guiso de pollo con arroz, voy a hacerlo con quinoa, que tiene un aspecto similar, y así mis seguidores, si no la conocían, lo descubren y si lo conocían, pues les propongo una forma nueva o distinta de cocinarla.

    No tendréis problema en encontrarla en la mayoría de los supermercados, porque está muy de moda.

    El resto de los ingredientes, los típicos de la cocina española. En cuanto al pollo, amí la parte que más me gusta es el contra-muslo, pero si os gusta más la pechuga, pues pechuga. Para gustos colores

    Empezamos con ellos.

    Para 4 personas necesitaréis:

    • 4 contra-muslos
    • 1 zanahoria
    • 1 trozo de pimiento rojo
    • 1 trozo de pimiento verde.
    • 1 trozo de calabacín
    • 1 cebolla
    • Un chorrito de miel
    • 1 vaso de caldo de carne
    • Sal, pimienta y aceite de oliva Virgen

    Lo primero el caldo de carne o pollo, así que si no lo tenéis en el congelador, poned en la olla exprés unos despojos de pollo y cocerlo durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, colar y reservar.

    Mientras se hace el caldo, maceráis con la miel los contra-muslos troceados salados, salpimentados, durante 20 minutos.

    En una cazuela ponéis un chorro de aceite de oliva, y cuando esté caliente rehogáis el pollo. Seguidamente añadís las verduras y dejáis que se vaya haciendo a fuego lento ( en el 4 si la cocina tiene 9 intensidades), durante 30 minutos. Si veis que se seca, vais añadiendo algo del caldo que tenéis. El guiso tiene que quedar meloso.

     Mientras se cocina el pollo, vais cocinando la quinoa. En un cazo ponéis agua y cuando está caliente, incorporáis la quinoa, calculad un puñado y medio por persona. Dejáis que cueza durante 20 minutos, dando vueltas para que no se pegue. Si preferís cocinarlo en la olla exprés, desde que empieza a “silbar” lo dejáis 5 minutos.

    Una vez cocida, retiráis, escurrís y refrescáis, la rehogáis en un poco de aceite y reserváis.

    Cuando ya esté el pollo, servís acompañándolo de la quinoa, o bien mezcláis ésta con el guiso de pollo en la cazuela y servís juntos.

    Espero que os guste.