• Un poco de todo 26.11.2014 Comentarios desactivados en CROQUETAS DE CALAMARES
    Croquetas de calamares

    Croquetas de calamares

    Desde luego que habrá recetas clásicas de la cocina española, pero como las croquetas hay pocas, si descontamos la tortilla de patata, claro.

    Hoy os propongo hacerlas de otro clásico de la cocina española, de calamares.

    Nunca las había probado. En el lugar donde veraneamos mi familia y yo, hay un restaurante estupendo que se llama Casa Encensa, y al cual procuramos ir unas cuantas veces cuando vamos de vacaciones y en el cual todos los años,  pone algún plato nuevo en la carta, y este verano nos deslumbraron, con unas excelentes croquetas de calamares.

    La base, claro está, es el calamar, pero si estuviera un poco caro en las pescaderías, lo cual sucede muy a menudo, lo podéis sustituir por chipirones.

    Además, son muy socorridas para los aperitivos de las cenas y comidas de estas próximas fiestas. Ya veréis como impresionáis a vuestros invitados, con un plato original.

    Bueno sin más empiezo con los ingredientes:

    • 1 calamar de ¼ de kg
    • Leche
    • Harina
    • Tinta de calamar
    • Sal
    • Huevo
    • Pan rallado
    • Aceite de oliva Virgen

    Lo primero es limpiar bien el calamar. A continuación lo picáis  pequeñito, de tal manera que cuando se coman las croquetas, se note que tienen tropezones, pero no que cada croqueta sea un trozo de calamar.

    En una sartén, a poder ser antiadherente, ponéis un choro de aceite. Cuando esté caliente incorporáis el calamar troceado y lo rehogáis un poco.

    Cuando esté rehogado añadís cuatro cucharadas soperas de harina y mezcláis bien.

    Cuando ya esté un poquito dorado todo empezáis a incorporar la leche poco a poco. No os indico cantidad, porque depende de la cantidad de harina, pero calculad entre ½ y ¾ de litro. Dejáis que se vaya cocinando durante aproximadamente 20 minutos, incorporando el resto de la leche poco a poco durante la cocción y dando vueltas continuamente para que no se pegue la bechamel

    Pasado este tiempo veréis que la bechamel es como si se despegara del fondo de la cazuela, cuando ocurra esto es que ya está cocinada. La extendéis en un plato hondo para que se enfríe

    Cuando vayáis a darles forma, es importante sacar la masa un rato antes del frigorífico, porque así es más fácil. Para ello, cogéis dos cucharas soperas y ponéis un poco de masa en una de ellas y vais dando forma con ayuda de la otra cuchara, como cogiendo la masa que hay en una cuchara con la otra. Haced esta operación varias veces hasta obtener una forma regular. Hay gente que las moldea a mano, y otras utilizan un molde que venden especiales para hacer croquetas. (Si las queréis como aperitivo dadle forma más pequeña utilizando cucharas de postre)

    En un plato batís un huevo entero y en otro ponéis pan rallado.

    Una vez formada las croquetas, las rebozáis con el huevo y el pan rallado.

    Si las vais a cocinar en el momento meted las croquetas una media hora en el frigorífico para que al freírlas no “salte” mucho el aceite.

    También podéis congelarlas una vez formadas.

    Para freírlas hay que poner una buena cantidad de aceite en una sartén a poder ser honda para que se doren bien.

    Seguro que  vuestros familiares,  amigos y vosotros mismos, quedáis encantados  con estás sabrosas croquetas.

  • Ensaladas y verduras 20.11.2014 Comentarios desactivados en COLES DE BRUSELAS
    Coles de Bruselas

    Coles de Bruselas

    Hoy os propongo una verdura de invierno que, bajo mi punto de vista, es de las más desconocidas.

    Estoy segura que muchos de vosotros, aunque la conozcáis, no la cocináis mucho. Así que aquí estoy para recordaros que está riquísima.

    Esta receta es de las facilonas, así que no podéis hacer pereza.

    Los ingredientes también son muy básicos, a excepción de la verdura claro, el pimentón, por favor, que sea de la Vera

    Para cuatro personas necesitaréis:

    ‒        ½ kg de coles de Bruselas

    ‒        Aceite de oliva Virgen

    ‒        Sal y pimentón dulce

    Lo primero es limpiar las coles, quitándole las hojas que están más sueltas.

    En una olla exprés ponéis agua con sal y añadís las coles. Cerráis la olla y cuando empiece a silbar la válvula lo dejáis cocer ½ hora.

    Pasado ese tiempo abrís y escurrís, con cuidado de que no se deshagan mucho

    Ponéis a calentar en una sartén un chorro de aceite y cuando esté caliente, retiráis y añadís una cucharadita de pimentón diluís y lo incorporáis a la verdura escurrida.

    Movéis la olla para que se mezcle bien, y ya tenéis el primer plato para cualquier día de invierno.

  • Carnes 12.11.2014 Comentarios desactivados en REDONDO DE TERNERA
    Redondo de ternera

    Redondo de ternera

    ¡Qué clásico tenemos hoy!.

    Seguro que en cada casa se cocina de una forma distinta. Mi receta se la debo a Antonia, la madre de Javier, que ya sabéis que es mi marido, a la cual le salía buenísimo.

    Es una receta súper socorrida, porque tiene la ventaja que se puede congelar, así que cumple la máxima de este blog, cocinar con antelación.

    Además para los días de fiestas que se nos avecinan, que aunque todavía queda mucho los supermercados y grandes almacenes ya nos lo están recordando, viene fenomenal. Lo cocináis el día anterior o incluso los días anteriores y ya tenéis preparada la comida con un simple golpe de horno.

    Tened en cuenta que además habrá vacaciones escolares y con los niños en casa, todo es más caótico, teniendo en cuenta que los padres no siempre las tienen, con lo cual un problema más. Además os garantizo que con la salsa tan rica que lleva, les va a encantar.

    Y si sois de los que reciben familiares de fuera, no os cuento lo bien que os va a venir esta receta.

    Lo mejor es poder conseguir un redondo de ternera blanca, porque es más tierna, pero si no es así, no pasa nada, lo dejáis cocer un poco más y ya está.

    También vais a necesitar caldo de carne, así que no me repito más, que ya os lo dije la semana pasada, ya sabéis a tirar del congelador.

    Empezamos como siempre con los ingredientes, en este caso para 6 personas.

    • 1kg de Redondo de ternera blanca, para asar
    • 1 tomate
    • 1 pimiento verde
    • 1 cabeza de ajos
    • 1 cebolla
    • 1 zanahoria
    • 1 vaso de vino blanco
    • Caldo de carne o verduras
    • Laurel, perejil, pimienta negra, sal
    • Aceite de Oliva Virgen

    Lo primero es preparar el caldo de pollo o carne, si lo tenéis pues os ahorráis este paso, si no en una olla exprés, ponéis agua con despojos de pollo junto con un trozo de carne y una punta de jamón, y lo dejáis cocer durante 30 minutos, pasado este tiempo retiráis y reserváis.

    Pedidle al carnicero que el redondo s lo de atado para que mantenga bien la forma.

    Saláis la carne, en la olla exprés, ponéis un buen chorro de aceite y la doráis por todas partes. Mientras se dora, peláis todas las verduras, excepto los ajos, y las troceáis. Las incorporáis a la carne y rehogáis todo junto. La cabeza de ajos añadidla entera.

    Cuando esté blandita toda la verdura añadís el caldo y el vino hasta cubrir la carne. Se deja que se cueza un poco y se tapa la olla dejando que todo se cocine durante 1 hora ( si no fuera de ternera blanca dejadla 1 hora y cuarto u hora y media). Debéis mover la olla de vez en cuando para que no se pegue el guiso.

    Pasado este tiempo, se abre la olla , se reserva la carne y la salsa se pasa por la batidora y luego por el chino. Si hubiese quedado muy líquida se añade un poquito de harina diluida en un poco de agua.

    Fileteáis la carne con ayuda de un cuchillo bien afilado para que os salgan unos filetes finitos ( este paso hacedlo con la carne fría porque es más fácil) y salseáis con la salsa bien caliente.

    La carne se puede tomar caliente o fría, como más os guste. Si la queréis caliente con meterla un poco en el horno es suficiente

    ¡Que la disfrutéis!

  • Sopas y cremas 05.11.2014 Comentarios desactivados en SOPA CASTELLANA
    Sopa Castellana

    Sopa Castellana

    Ya estamos en pleno otoño, de hecho ya llevamos mes y medio instalados en esta estación,  aunque este año, meteorológicamente hablando, no lo hemos notado. Pero no os confiéis que todo se andará, es más en esta semana nos estamos enterando de que todo era un espejismo y que las estaciones, antes o después, llegan.

    En esta temporada es cuando más nos gusta tomar una buena crema bien calentita, o una sopa y por eso hoy os propongo un clásico de la cocina española y que cada día, bajo mi punto de vista, se cocina menos.

    Y no creo que sea por la complicación de la preparación, si no porque pasa desapercibida, por lo menos en las grandes ciudades.

    Es fundamental, tener un buen caldo de carne o de pollo. Algunas veces os he comentado que cuando compréis pollo le digáis al pollero que os deje los despojos ya que con ellos podéis hacer un fondo, que os vendrá muy bien, por ejemplo para la receta de hoy. Si queréis que la sopa quede más contundente, podéis incorporar un trozo de carne al pollo.

    En cuanto al pan, si no encontráis pan de pueblo lo podéis sustituir por pan candeal

    Lo mejor es cocinarlo en cazuelas de barro que lleváis a la mesa directamente, pero si no tenéis, lo cocináis en una cazuela.

    Bueno, pues empezamos con los ingredientes para 4 personas:

    ‒        6 dientes de ajo

    ‒        Pan de pueblo del día anterior

    ‒        4 huevos

    ‒        Caldo de carne (un contra-muslo, 200 gras de carne de guisar, 1 punta de jamón)

    ‒        Aceite, sal

    ‒        Pimentón dulce

    Lo primero es preparar el caldo de pollo o carne, si lo tenéis pues os ahorráis este paso, si no en una olla exprés, ponéis agua con despojos de pollo junto con un trozo de carne y una punta de jamón, y lo dejáis cocer durante 30 minutos, pasado este tiempo retiráis y reserváis.

    En una cazuela se doran los ajos y cuando empiecen a “bailar” los retiráis y reserváis.

    Cortáis el pan en rebanadas y las doráis en el aceite de los ajos. Cuando se dore lo retiráis.

    A ese aceite le añadís una cucharadita de pimentón para que coja color, dais unas vueltecitas y rápidamente incorporáis el caldo bien caliente. En cuanto al caldo, para sopas calculad unos 3 o 4 cazos por persona, para compensar lo que se evapora en la cocción. Incorporáis el pan y dejáis cocer todo  5 o 10 minutos.

    Pasado este tiempo ponéis los huevos y cuando estén escalfados introducís de nuevo el pan.

    ¡Comedla  bien calentita!, y ya veréis que rica está