• Pescados y mariscos 25.09.2014 Comentarios desactivados en PULPO A LA PLANCHA CON CREMA DE PATATA AL ACEITE DE PIMENTON

    Pulpo a la plancha con crema de patata al aceite de pimentón

    Pulpo a la plancha con crema de patata al aceite de pimentón

    Hace un par de semanas os comenté que mi hija Sandra se había ido a París a estudiar todo el año, así que María, mi otra hija, se ha quedado de “hija única”, con lo cual, mientras está sola le cocinaré las “comiditas” que más le gusten.

    Entre ellas está el pulpo, que le encanta, pero quería hacerlo de una forma distinta y me acordé de que un día tomando unas tapas por el barrio de Ibiza en Madrid, tomamos una ración de la receta que os propongo hoy, y la verdad es que estaba buenísima. Es una manera un poco más original de tomar el famoso pulpo a la gallega, aunque eso sí los ingredientes, prácticamente, los mismos.

    El secreto está en tener unas buenas patas de pulpo, si las compráis ya cocidas mejor porque la receta será más simple de cocinar, unas buenas patatas, ya sabéis que hay que comprarlas “sucias” y un buen pimentón de la Vera, tan español y tan sabroso.

    Bueno, lo primero, después de esta “pequeña” introducción es empezar con los ingredientes, y para 4 personas son:

    • ½ kg de patas de pulpo

    • 5 patatas medianas

    • Leche

    • Aceite de Oliva Virgen

    • Sal gorda

    • Pimentón de la Vera

    Como os he dicho antes si podéis comprad el pulpo cocido, porque cocinarlo en casa cuesta bastante tiempo, y la verdad es que el que venden ya elaborado, sale muy bueno.

    Peláis las patatas, las chascáis y las ponéis a cocer durante 10 minutos y calentáis un poco de leche. Para comprobar si están cocidas, las pincháis con un tenedor.

    Una vez cocidas las dejáis reposar un poco, y vais cocinando a la plancha el pulpo

    Mientras se cocina el pulpo, pasáis por el pasapuré las patatas mezcladas con un poco de leche caliente para que queda más cremoso.

    A parte mezcláis aceite con pimentón y le dais un golpe de calor en el microondas.

    Una vez cocinado todo, ponéis en un plato el pulpo espolvoreado con un poco de sal gorda, el puré de patata y añadiendo por encima de ambos el aceite mezclado con el pimentón.

    Hay que comerlo bien calentito. Espero que os guste

  • Carnes 17.09.2014 Comentarios desactivados en PRESA DE CERDO IBÉRICO A LA SIDRA

    Hoy el plato que os voy a proponer es uno de los favoritos de mi familia y la verdad sea dicha es que está buenísimo.

    Es un plato muy vistoso , con lo cual lo podéis hacer cuando tengáis invitados y queráis deslumbrar con un plato distinto.

    Normalmente, lo preparo con presa , pero también  se puede hacer con solomillo de cerdo ibérico o con secreto también de cerdo ibérico, aunque este último a mí me gusta menos.

    La presa , es la auténtica desconocida de la cocina, o al menos eso creo yo, ya que pocas veces la encuentras en las carnicerías tradicionales y en los supermercados o grandes superficies es prácticamente imposible.

    Yo la descubrí hace  unos años durante un viaje de fin de semana que hicimos un grupo de amigos a una casa rural en la provincia de Salamanca y desde entonces es una pieza de carne que no falta en mi cocina , por el excelente sabor y versatilidad de preparaciones que tiene y que ya os iré diciendo en otras recetas que cuelgue más adelante.

    El peso aproximado de una pieza de presa (es mejor que la compréis entera y luego la fileteéis una vez cocinada) es de 600 grs. Os digo esto para que lo tengáis en cuenta cuando compréis, ya que cada uno de vosotros sabéis lo que se come en vuestra casa.

    Como siempre , y después de la habitual presentación , os digo los ingredientes, en este caso para 4 personas( si en vuestra casa se come muchos pues no tenéis nada más que añadir más ingredientes en forma proporcional):

    ‒        1 Presa de cerdo ibérico

    ‒        2 cebollas

    ‒        2 zanahorias

    ‒        1 vaso de caldo de carne

    ‒        1 vaso de sidra natural

    ‒        Aceite de oliva virgen

    ‒        Sal, pimienta negra

    Una vez que tenéis todos los ingredientes organizados empezáis con la preparación:

    Peláis las zanahorias y las cortáis en rodajitas , y peláis las cebollas y las cortáis finamente. Seguidamente ponéis una buena cantidad de aceite y cuando esté caliente añadís las verduras preparadas anteriormente. Este proceso lo hacéis a fuego muy lento para que quede todo como confitado.

    Una vez que están hechas las verduras las retiráis del fuego y reserváis.

    En una sartén ponéis un poco de aceite, y cuando esté bien caliente, incorporáis la presa salpimentada, el fuego debe estar bien fuerte. Es importante sacar la carne del frigorífico un poco antes para que no quede fría por dentro , sobre todo si os gusta al punto.

    Una vez dorada y hecha un poco menos de lo que os gusta, la retiráis y reserváis.

    En el aceite en que se ha hecho la carne incorporáis el caldo de carne y la sidra y se deja que se reduzca . Cuando se ha reducido la salsa, se liga con un poco de harina fina ( para que no salgan grumos la harina la disolvéis en un poco de caldo o agua fría) . Si os queda algún grumo la pasáis un poco con la batidora. A continuación se incorpora la presa unos cinco minutos, para que se caliente y se termine de hacer ( este paso lo hacéis justo cuando vayáis a emplatar).

    Si lo hacéis el día anterior , reserváis la carne , la salsa y la fritada de verdura y lo calentáis todo en el momento de servirlo.

    La presa se puede filetear antes de incorporarla a la salsa para calentarla o después al servirla

    El plato lo presentamos poniendo en el fondo la cebolla y la zanahoria, encima se pone la carne fileteada y salseamos por encima

    Y lo dicho al principio, ya veréis que bueno está.

  • Postres 10.09.2014 Comentarios desactivados en TARTA DE ZANAHORIAS
    Tarta de zanahoria

    Tarta de zanahoria

    Ya sabéis, porque os lo he dicho en muchas ocasiones, que de vez en cuando mi hija Sandra me ayuda con los postres, en particular con las tartas que le salen fenomenal. Y esta es una de esas veces.

    Así que como este lunes se ha marchado a estudiar todo el curso a París, he pensado que estaría bien proponeros una de esos dulces que tan bien le salen.

    La verdad es que la voy a echar muchísimo de menos en todos los sentidos, bueno mejor dicho ya la estoy echando de menos. Pero en lo relacionado con la cocina  también  me acordaré  mucho de todas esas tartas o pastelitos que nos cocinaba de vez en cuando, y que nos preparaba sobre todo cuando estaba de exámenes y se estresaba.

    Y después de toda esta parrafada sentimental empezamos, con la receta de hoy

    Para esta tarta necesitaréis un molde que a ser posible sea pequeño de diámetro pero alto, para que la tarta quede alta y más jugosa. Pero si no utilizad el molde que tengáis.

    En cuanto al queso, si no tenéis Philadelphia podéis usar otro queso  crema, aunque os aseguro que  no es igual.

    En cuanto a los ingredientes los he separado:

    Para el bizcocho necesitaréis:

    ‒        1 taza de harina

    ‒        1/2 taza de azúcar

    ‒        1/2 taza de ázucar moreno

    ‒        1 cucharadita de postre de levadura

    ‒        1 cucharadita de postre de bicarbonato

    ‒        1/2 cucharadita de postre de sal

    ‒        1 cucharadita de postre de canela

    ‒        1 cucharadita de postre de extracto de vainilla

    ‒        3/4 de una taza de aceite de girasol (o de oliva muy suave)

    ‒        4 zanahorias grandes

    ‒        100 g. de nueces trituradas

    ‒        2 huevos

    ‒        Papel vegetal

    Para la cobertura del bizcocho necesitaréis:

    ‒        1 tarrina de queso Philadelphia

    ‒        125 g de azúcar glas

    ‒        60 g de mantequilla

    ‒        1 cucharadita de postre de extracto de vainilla

    ‒        1/2 limón

    La preparación, y siempre según mi hija, es muy sencilla y os la explico tal y como la ha explicado ella a mí.

    Precalentáis el horno a 180º y peláis y ralláis las zanahorias, dejándolas reservadas para utilizarlas más tarde.

    Tamizáis en un bol la taza de harina y vais incorporando el azúcar, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal.

    En otro bol, batís los huevos junto con el extracto de vainilla y le añadís el aceite, batís bien e incorporáis las nueces, mezclando bien todos los ingredientes.

    Mezcláis los ingredientes de los dos boles, junto con la zanahoria, removiendo con una cuchara de madera.

    Lo vertéis en el molde que previamente habéis forrado con papel vegetal. Y lo introducís en el horno durante 50 minutos y a 180ª (id comprobando si está cocinada introduciendo un pincho, ya sabéis que cuando sale limpio es que ya está. Esta tarta tiene que quedar bien hecha por fuera pero jugosa por dentro así que no la tengáis mucho más tiempo.

    Después tenéis que preparar la cubertura, para ello mezcláis en un bol el queso Philadelphia con la mantequilla, el azúcar glas junto con el extracto de vainilla y el zumo de medio limón. Lo batís todo con la batidora y recubrís la tarta con la mezcla.

    Es una tarta deliciosa, una de las que más me gusta porque no es nada empalagosa.

    Y bueno Sandra este es un homenaje a ti. Gracias por tu ayuda en este blog y aprovecha el curso. Menuda envidia!!!!

  • Ensaladas y verduras 03.09.2014 Comentarios desactivados en PISTO MANCHEGO

    Seguro que los que sean manchegos, cuando lean la receta, igual dicen que pisto manchego lo que se dice pisto manchego pues no es, pero es el pisto que mi madre ha cocinado siempre y por lo tanto es el que se cocinar.

    Yo creo que con el pisto pasa como con la ensaladilla rusa, que cada casa tiene el suyo.

    El que os propongo, como pasa en la mayoría de lo que cuelgo en este  blog es bastante minimalista, pero ya sabéis que para mí, este tipo de platos cuanto más sencillos mejor.

    Se me ha ocurrido poner esta receta, porque siempre por esta época cuando era pequeña y mi familia y yo nos acercábamos a ver a mi tía Ascensión, nos llevaba a la huerta que tenía, y cogíamos pimientos, tomates, calabacines y huevos de su granja. Cuando volvíamos a  casa ya sabíamos que las noches de esa semana siempre iba haber pisto y huevos para cenar.

    Hoy día tener esos productos recién cogidos del huerto es bastante difícil, pero en septiembre se encuentran en las frutería buenos tomates, pimientos y calabacines que son los ingredientes básicos de la receta de hoy.

    Y para hacer una buena cantidad necesitaremos:

    ‒        1 calabacín

    ‒        1Kg de tomates pera

    ‒        1 cebolla mediana

    ‒        1 pimiento verde

    ‒        1 pimiento rojo

    ‒        Aceite de oliva virgen , sal

    Lo primero es preparar una buena salsa de tomate, para ello, ponéis en una cacerola un buen chorro de aceite, y cuando esté caliente añadís los tomates troceados. Dejáis cocer a fuego medio durante 1 hora más o menos.

    Mientras se cocina el tomate, picáis muy picadita la cebolla, la saláis y la ponéis a pochar en una sartén con aceite  a fuego lento (en el 5 si tenéis 9 números), a continuación picáis pequeño el pimiento rojo y el verde lo saláis y lo añadís a la cebolla. Cuando ya está casi hecho lo anterior, incorporáis el calabacín también picado pequeño y salado y dejáis freír hasta que todo esté blandito.

    Cuando la fritada ya está hecha la ponéis en un plato con papel absorbente debajo, para que suelte todo el aceite

    Una vez cocinado el tomate lo pasáis por el pasapuré de esa manera os evitáis tener que pelarlos y quitarles las semillas antes de cocinarlo.

    Seguidamente la  mezcláis en un bol con el tomate frito. Podéis poner la cantidad de  tomate que os parezca mejor para dejar la fritada a vuestro gusto.

    Y ya tenéis preparado un exquisito pisto que puede servir de acompañamiento a tortillas, carnes, pescados y pollo, cocinados a la plancha, o comerlo solo.